Citas o seguimiento a través de            

Skype: Dr Juan Carlos Murúa

Dr. Murúa

Conocimiento e integridad al servicio de la salud.

LA SOLUCIÓN A LA EPIDEMIA DE LA OBESIDAD EMPIEZA EN CASA

El Blog de Salubritas Clínica Lunes, 21 Marzo 2016 03:47
Rate this item
(0 votes)

Es hora de dejar de comer productos que salieron de una industria hacia el supermercado, pues ellos no son más que materiales que parecen alimentos, pero no son comida de verdad. Necesitamos regresar al acto de comer comida real.

 

Resulta que si los alimentos procesados contienen la misma cantidad de fibra que, cuando usted los prepara en casa, se estropean más pronto; por ello es necesario refinar y procesar todos los ingredientes, para quitarles la fibra, por lo que quedamos con un producto pobre en fibra, que provoca que nuestro intestino absorba todos sus contenidos tan pronto como se los digiera.

Cuanto más procesada es una comida, más eleva nuestra azúcar en la sangre, por lo que el páncreas reacciona liberando grandes cantidades de insulina para regresar a la normalidad; sin embargo esa insulina, hace que el azúcar sea rápidamente transformada en triglicéridos, para ser almacenados en nuestras células grasas (adipocitos).

Lo anterior no ocurre en magnitud semejante al consumir alimentos con fibra, pues el azúcar (carbohidratos) contenida es absorbida lentamente, lo que permite al cuerpo irla utilizando en las funciones celulares como combustible. Además la fibra evita que el 100% de los nutrientes se absorban, es por ello que puede comer más sin engordar; al mismo tiempo sus alimentos -por tener más volumen (un beneficio tanto para la comida como para las heces)- producen sensación de saciedad más pronto, usted se llena antes no habiendo comido tanto.

¿Entonces qué hacer?, si no tengo tiempo.

Prefiera las preparaciones menos procesadas, por ejemplo en vez de una tomatina o salsita preparada, elija un puré o pasta de tomate y elabore desde ahí una salsa con unos tomates frescos, cebolla picada y ajo fresco o en polvo (no usar sal de ajo, no es lo mismo).

En vez de una sopa o crema preparada, parta de especias deshidratadas como ajo (y no hablo de sal de ajo, que no es lo mismo), tomillo, laurel; agregue hierbas frescas como culantro, hierba buena, quilete, chipilín, berro u otro, y eche a cocer una pierna o alas de pollo, o si lo prefiere las vísceras del pollo; sazone con la menor cantidad de sal que le sea posible, así obtendrá así una sopa mucho más baja en grasa, baja en sal y rica en fibra. Si desea agregar pasta, prefiera las integrales. Olvídese del cubito o sobrecito de consomé pues entre los ingredientes contiene carbohidratos aportados por harinas, además de grasa animal y un alto contenido en sal.

Para terminar, en casa no debe haber lugar para boquitas fritas, chocolates procesados, dulces y caramelos. Si tiene hijos o a usted le gustan, cómprelos muy ocasionalmente y en cantidad para comerlo en la calle; una unidad para cada cual. Resístase a la tentación de comprar la bolsa pues sale más barato que por unidad. Nunca lleve estos alimentos a casa pues son la excusa ideal para comer frente a la TV.

Dr. Juan Murúa

Last modified on Sábado, 28 Julio 2018 18:27
Webmaster

Webmaster

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Suscribirse al boletín

Clínica (cerrada por cumplimiento del Estado de Emergencia por COVID-19)

Dirección

6a avenida 6-63 zona 10,            clínica 402.            Edificio Sixtino I Ciudad de Guatemala

Teléfonos

2295-9120 y
2295-9121

 

Por Covid-21 llamar al celular

4770-1656